Make your own free website on Tripod.com

El Parral de Baco y El Lagar del Sol

Principal | Oinotria | El Vino la Historia y la Cultura | El Viñedo | El Rincón del Vitivinicultor | Imágenes del Vino | Sala de Cata | La Bodega de la Enóloga | La Vuelta al Mundo en "80" Vinos | México Lindo y ¡Qué Vinos! | Cursos y Seminarios | Eventos para Empresas | Asesoría para Eventos, Bares y Restaurantes | Otros Servicios | Fichas de Cata | Comentarios de los Amantes del Vino | Glosario | Sitios de Interés | Contáctame
EDAD MEDIA

Tras la caida del Imperio Romano, la civilización se sumergió en una época de obscuridad, emergiendo a la “luminosidad” de la edad media. Durante esta época obscura, la Iglesia fue la encargada de salvaguardar las habilidades humanas de la civilización. Dentro de los conocimientos que la Iglesia salvaguardó, estaba la vitivinicultura. Conforme los monasterios fueron expandiéndose también lo hizo el cultivo de la vid y la producción vinícola, pues el vino era, desde entonces, un elemento fundamental para la celebración de la liturgia. Por siglos, la Iglesia fue la propietaria de los mejores viñedos de Europa.

 

Por otro lado, durante le largo dominio árabe en España fue una suerte que los moros se mostraran tolerantes con la producción y consumo de vino, tomando en cuenta que para los musulmanes está estrictamente prohibido ingerir cualquier tipo de bebida alcohólica.

 

Alemania y Francia tuvieron su nuevo periodo de auge entre los siglos VII y VIII; España e Italia habrían de esperar mucho más.

 

En el caso particular de Italia, la caida del Imperio Romano tuvo un efecto más dramática que en otras partes del Mediterráneo ya que el hundimiento del poder político central y la entonces aún poco influyente Iglesia Católica dejaron un vacío que permitió sucesivas invasiones y saqueos, destruyendo su territorio y ocasionando la pérdida de la funcionalidad y la importancia que, durante el poderío, romano habían adquirido.

 

Aún así, la vitivinicultura no desapareció del todo de la vida de los italianos, sin embargo, lo que había sido un sector económico floreciente quedó reducido a una actividad de mera subsistencia, y no recuperó su faceta comercial hasta la época de las cruzadas cuando, debido al paso de los cruzados, las repúblicas marítimas de Génova y Venecia se vieron beneficiadas; posteriormente, durante los siglos XIII y XVI, Florencia, bajo el dominio de los Medicis, se transforma en una importante capital financiera europea. Así pues, durante este periodo la vitivinicultura italiana logra recuperar su antiguo esplendor y convirtió el cultivo de la vid en una de las actividades agrícolas más rentables.

 

Poco a poco el estilo del vino que ahora conocemos fue emergiendo.

El mundo del vino al alcance de todos.

hispalogo.gif
Si le gustó mi página vote por ella 1 vez a la semana.